¿A dónde se están mudando los multimillonarios

Un estudio reciente de la consultora New World Wealth ha trazado el movimiento de los ultra ricos a nivel mundial, identificando a los grandes ganadores y los grandes perdedores en la migración millonaria. En él se incluyen aquellos millonarios con activos netos de al menos un millón de dólares fuera de su residencia personal.Dos de los países que han experimentado una mayor emigración en 2015 son aquellos donde los derechos de propiedad no son los más seguros: Rusia y China. Otro factor importante es la seguridad pública. Francia perdió un estimado de 10.000 afluentes netos el año pasado, muchos de ellos después de los ataques terroristas. Otros grandes perdedores son lo que han estado luchando por sus economías, como Italia y Grecia.

El país favorito para los ricos ha sido Australia, ganando una cifra neta de 8.000 millonarios. El país es muy popular por sus inversores chinos, así como los de otros países asiáticos. La lista de favoritos la forman países como Estados Unidos (7.000), Canadá (5.000) y, sorprendentemente, Israel (4.000).

Si hablamos de ciudades, los flujos son más sorprendentes. Las grandes ganadoras no son las ciudades de élite mundial, como Nueva York o Londres, sino que son las que presentan mayores comodidades y cuentan con servicios de clase mundial. Las favoritas son Sydney y Melbourne, ganando 4.000 y 3.000 millonarios respectivamente a lo largo del 2015 (la mayoría chinos). En tercer lugar se encuentra Tel Aviv, un centro de alta tecnología emergente. Dubai ocupa el cuarto lugar, siendo una ciudad atractiva para muchos habitantes de Oriente Medio que buscan un lugar de negocios más seguro.

El movimiento de “ricos” es cada vez más importante en las sociedades globalizadas, que permiten reubicar dinero e ideas con relativa facilidad. Los inversores, los empresarios y los innovadores son extraordinariamente móviles por naturaleza. Traen con ellos capital, conexiones, ingresos fiscales y empleo. Mantener a los ricos y atraer a más es una prioridad ahora ampliamente aceptada por muchos desarrolladores urbanos y políticos. Pero no siempre cambia la forma de las economías para mejor. Un estudio de Citigroup señala que la dependencia de los ricos crea una estructura del empleo urbano basada en la inversión y en el gasto de las clases ricas. Estas ciudades tienden a desarrollar economías altamente bifurcadas, divididas entre un sector de la élite y la gran clase de servicio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *